Atención psicológica para adultos

Adultos

La edad adulta suele estar asociada a la asunción de gran cantidad de responsabilidades y obligaciones, que pueden llegar a hacer que nos olvidemos de la importancia de nuestro propio bienestar.

La tardía incorporación al mundo laboral, las crecientes responsabilidades económicas, la educación de nuestros hijos, el cuidado de nuestros mayores, el estrés del día a día o nuestro propios temores, en ocasiones, pueden hacernos sentir agobiados, sin motivación, irritables y/o sin saber cómo afrontar lo que nos está ocurriendo.

En este punto, es fundamental darnos una nueva oportunidad para retomar las riendas de nuestra vida, aumentar el conocimiento de nosotros mismos y aprender nuevas formas de alcanzar el bienestar personal.

 

Áreas de intervención más frecuentes

  • Estado de ánimo bajo o inestable.
  • Ansiedad y fobias.
  • Estrés.
  • Trastornos de la alimentación.
  • Baja autoestima.
  • Problemas sexuales.
  • Trastornos del sueño.
  • Dificultad para adaptarse a una nueva situación (duelo, separación, ruptura, etc…)
  • Dificultad en las relaciones sociales.
  • Problemas laborales y/o económicos.
  • Otros problemas psicológicos (esquizofrenia, trastornos de personalidad, etc…)